Belo Monte: El río se apaga, pero la búsqueda de justicia no muere

La casa de fuerza de la represa hidroeléctrica Belo Monte

Una de las casas de fuerza de la represa hidroeléctrica Belo Monte, construida sobre el río Xingú, tributario del Amazonas. Crédito: Amazon Watch/Maíra Irigaray.

Por María José Veramendi Villa, abogada sénior de AIDA, @MaJoVeramendi

“¡El río está muerto!”, exclamó Raimundo mientras navegábamos en su lancha a motor desde Altamira —ciudad ubicada al norte de Brasil (estado de Pará) y la más cercana a la construcción de la represa Belo Monte— hacia la Volta Grande del río Xingú. 

Al frente de Altamira, el paisaje es verdaderamente desolador. La gran isla de Arapujá ha sido completamente deforestada, lo que ha cambiado radicalmente las corrientes del río, y varias de las islas habitadas antes por pescadores, ahora están bajo el agua, dejando ver solo las copas de sus árboles.

Junto con colegas de Justiça Global, visité Altamira y las comunidades indígenas y ribereñas aledañas para actualizar el caso e informar a las personas afectadas por Belo Monte de una nueva esperanza de justicia: en diciembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos abrió el caso contra Brasil por violaciones de derechos humanos a causa de la represa.

Destruyendo vidas

A finales de enero, Norte Energía, empresa a cargo de la construcción y operación de Belo Monte, abrió las compuertas del aliviadero (sistema hidráulico que controla el paso del agua) de la represa sin avisar a las comunidades asentadas río abajo. El Xingú creció siete metros en una hora, comentan habitantes de la zona. En algunas de las comunidades, la crecida del caudal inundó las áreas más cercanas a las orillas y se llevó canoas, lanchas y ropa. 

La lancha nos llevó hasta una isla grande con una casa al medio. Raimundo Nonato vivía allí, criaba animales y se dedicaba a la pesca. Era un lugar perfecto para bañarse en el río. En 2013, fue ahí donde Antonia Melo, lideresa del Movimiento Xingú Vivo Para Siempre, me bautizó como defensora de esas aguas. Ahora la isla está bajo el agua y lo que queda encima son ramas y algunas copas de árboles frutales.

Leoncio Arara, indígena de la comunidad Arara da Volta Grande, cuenta que viven con miedo por el aumento inesperado del caudal, la pérdida de su modo de vida y cultura, y la muerte de 16 toneladas de peces. Han visto grietas en el dique de contención del canal de derivación de la represa y temen que éste se rompa, como ocurrió con la represa de desechos mineros de Fundão en Minas Gerais. En nuestro recorrido vimos parches de otro color en el dique, una señal de alarma sin duda. El miedo no los deja dormir, dice Leoncio.

En las tierras indígenas Arara da Volta Grande y Paquiçamba la vida de sus habitantes ha cambiado radicalmente. Ahora deben ir a la ciudad (Altamira) para vender su cosecha y alimentarse pues la pesca y caza se han reducido. Leoncio cuenta que el conocimiento tradicional y la vida en comunidad se están perdiendo. Las viviendas ya no son las mismas, tampoco la conformación de la aldea. Norte Energía ha construido casas que rompen con el entorno cultural por el material utilizado y su ubicación. La comunidad no tiene un pozo para bombear agua potable, condición que debió ser cumplida hace más de cinco años.  

Dolor, injusticia y lucha

Estuvimos nueve días en la zona. Escuchamos muchas historias de dolor e injusticia, de niños indígenas que murieron debido la mala atención médica en las aldeas sin poder llegar a la ciudad, de indígenas que dejan sus aldeas buscando amparo en la ciudad y que viven hacinados en la Casa del Indio, rodeados de suciedad y en una mezcla de etnias muchas veces sin afinidad entre sí.

Revivimos con las víctimas historias de lucha incansable como la de Socorro Arara, indígena ribereña cuya casa fue destruida, igual que la de todos sus familiares vecinos. Todos tuvieron que negociar con la empresa como si sus derechos fueran negociables. Algunos recibieron una indemnización ridícula y otros la opción de una casa en barrios prefabricados lejos del río. Los padres de Socorro viven en uno de esos barrios. Detrás de su vivienda de cemento construyeron un pequeño anexo con la madera de la casa destruida. Ese anexo es donde verdaderamente viven, a la luz de pequeños lamparines que funcionan con queroseno y durmiendo en hamacas. La energía eléctrica no es lo suyo.

Vivimos de cerca las ironías de la ciudad más próxima a la que será la tercera represa más grande del mundo. El 28 de febrero, Altamira y varios municipios del estado de Pará se quedaron sin electricidad. El corte, calificado por la recepcionista de nuestro hotel como “de rutina”, se debió a pruebas en una de las turbinas de la represa.

Falta poco para que la represa inicie operaciones. Si para los países de la región Belo Monte representa el sueño anhelado de desarrollo, para mí es una pesadilla de la que quiero despertar ya. Es una pesadilla de dolor y violaciones de derechos humanos, en la que un río vivo y hermoso se va apagando y con él las vidas y sueños de quienes viven y dependen de su caudal. 

¡Los derechos no se negocian y las víctimas de Belo Monte necesitan justicia ya! Ojalá que ese sueño sí se haga realidad.

--

Escribí estas líneas en honor a todas las personas que han dedicado su vida a defender nuestra vida y nuestros ríos. 

 


María José Veramendi Villa

María José Veramendi Villa is our senior attorney for the Human Rights and Environment Program, working out of Lima, Peru. She is a Peruvian lawyer with degrees from the Universidad de Los Andes in Bogota, Colombia and the Pontificia Universidad Católica del Perú. She has a diploma in Women and Human Rights: Theory and Practice from the Universidad de Chile and an LLM (Master of Laws) in International Legal Studies with a specialization in human rights from the American University Washington College of Law. Previously, she was a researcher in the Human Rights Program at the Universidad Iberoamericana in Mexico City, and worked as a human rights lawyer for the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) and as a lawyer at the Legal Defense Institute in Peru. She has worked as a teacher and lecturer of various courses and seminars, and has been published in an array of publications on the subject.

María José Veramendi Villa es peruana y abogada sénior del Programa de Derechos Humanos y Ambiente desde Lima, Perú. Es abogada por la Universidad de Los Andes de Colombia y por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Obtuvo un diploma en Derechos Humanos de las Mujeres: Teoría y Práctica de la Universidad de Chile y un LL.M (Maestría en Derecho) en Estudios Legales Internacionales con especialización en Derechos Humanos del Washington College of Law, American University. Anteriormente, ha trabajado como investigadora en el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México; abogada especialista en derechos humanos en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y abogada en el Instituto de Defensa Legal (Perú). Ha participado como docente y conferencista en diversos cursos y seminarios. Cuenta además con diversas publicaciones sobre la materia.


Las opiniones generadas en este espacio son responsabilidad de los autores y no necesariamente compartidas por la organización. AIDA las incluye en respeto a la libertad de expresión y a la pluralidad de su equipo de trabajo.