node/2240 |15

Los desarrolladores turísticos son apartados de construir en la Bahía de Panamá

Proyectos Actuales
Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDFVersión en PDF
Panamá
AIDA Logo

AIDA Update, July 2013

PANAMA BAY REGAINS STATUS AS WILDLIFE REFUGE

When AIDA legal advisor Sandra Moguel started researching how to protect the Panama Bay Wildlife Refuge from tourism developers, she thought of the ecological significance of the mangrove ecosystem for fishing, migratory birds and combating climate change.

Three developers – Lefevre, Panama Bay Development and Santa María Golf and Country Club – wanted to open the refuge for building resorts. They planned to fill in mangroves and dredge wetlands for creating hotels, marinas and 18-hole golf courses.

And they were on track to do so. In April 2012, the developers won a key battle. The Supreme Court of Panama suspended Panama Bay’s status as a wildlife refuge, removing a hurdle for the developers to move forward with their plans.

This sounded alarms for AIDA and our partner, the Environmental Advocacy Center (CIAM), a non-profit environmental law organization based in Panama City.

Panama’s Supreme Court has ruled to protect Panama Bay from developers. | La Suprema Corte de Panamá se ha pronunciado a favor de proteger la Bahía de Panamá de los desarrolladores.
Credit/Crédito: Alejandro Balaguer, Fundación Albatros Media
 

Building resorts on the bay would threaten an ecosystem vital to Panama’s economic and environmental health. Panama Bay is home to threatened species like spider monkeys and it is a key nesting and roosting site for migratory birds. The mangroves sequester 50 times more carbon dioxide than a tropical forest. That’s crucial for slowing global climate change, especially given that Panama has lost 75 percent of its mangroves.

Economically, the bay is a mainstay for the fishing sector. About 90 percent of the revenue generated by the industry comes from species that spend some stage of their development in the bay.

So important is Panama Bay that the Ramsar Convention, an international conservation treaty, registered it as a priority wetland of international importance in 2003.

To defend the bay, Moguel wrote a brief drawing on arguments from Ramsar as well as international and comparative law. She found that the case had parallels with that of Las Baulas in Costa Rica, where a Supreme Court ruling in 2008 put protection of the endangered leatherback sea turtle above the business interests of tourism developers seeking to build in their habitat. The ruling favored the public interest of protecting the species and the right to a healthy environment.

On April 4, 2013, Panama’s Supreme Court reversed its 2012 suspension of Panama Bay’s protected status by ruling that the ecological significance of the site outweighs the interests of developers.

Once again, international and comparative law guided the way for the protection of vulnerable ecosystems while local groups like CIAM supplied crucial legal expertise on the ground.

You can help us to continue using such arguments and partnerships to protect fragile ecosystems throughout the Americas.

Thank you!

Boletín de AIDA, julio de 2013

LA BAHÍA DE PANAMÁ RECUPERA EL ESTATUS DE REFUGIO DE VIDA SILVESTRE

Cuando la asesora legal de AIDA Sandra Moguel comenzó a investigar cómo proteger el Refugio de Vida Silvestre Bahía de Panamá de los desarrolladores turísticos, pensó en la importancia ecológica de sus ecosistemas de manglar para la pesca, las aves migratorias y la lucha contra el cambio climático.

Tres desarrolladores – Lefevre, Desarrollo Bahía de Panamá y Santa María Golf and Country Club – querían abrir el refugio para la construcción de centros turísticos. Planeaban rellenar manglares y dragar humedales para edificar hoteles, puertos marinos y 18 campos de golf.

Estuvieron a punto de lograrlo. En abril de 2012, los desarrolladores ganaron una batalla importante. La Corte Suprema de Justicia de Panamá suspendió el estatus de la Bahía de Panamá como refugio de vida silvestre, eliminando así el obstáculo para que los desarrolladores sigan adelante con sus planes.

Esto alarmó a AIDA y a uno de nuestros socios, el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), una organización no lucrativa de derecho ambiental con sede en la ciudad de Panamá.

La construcción de centros turísticos en la bahía pondría en peligro un ecosistema vital para la salud económica y ambiental de Panamá. La Bahía de Panamá es hogar de especies amenazadas como el mono araña y es un sitio clave de anidamiento y hospedaje para aves migratorias. Los manglares capturan 50 veces más dióxido de carbono que un bosque tropical. Esto es fundamental para frenar el cambio climático global, especialmente si tenemos en cuenta que Panamá ha perdido el 75 por ciento de sus manglares.

Económicamente, la bahía es uno de los pilares del sector pesquero. Alrededor del 90 por ciento de los ingresos generados por la industria proviene de especies que viven alguna etapa de su desarrollo en la bahía.

Tan importante es la Bahía de Panamá que la Convención Ramsar, un tratado internacional de conservación, lo registró como humedal prioritario de importancia internacional en 2003.

Para defender la bahía, Moguel escribió un breve documento con base en los argumentos de Ramsar, así como en el derecho internacional y comparado. Encontró que el caso tenía similitudes con el de Las Baulas en Costa Rica, donde un fallo de la Corte Suprema ordenó, en 2008, la protección de esa especie amenazada de tortuga marina por encima de los intereses comerciales de los desarrolladores turísticos que buscaban construir en su hábitat. La sentencia favoreció el interés público de proteger la especie y el derecho a un medio ambiente sano.

Mangroves like these in Panama Bay sequester 50 times more CO2 than tropical forests, a key for fighting climate change. | Manglares como estos en la Bahía de Panamá capturan 50 veces más CO2 que los bosques tropicales, cuestión clave para combatir el cambio climático.
Credit/Crédito: Alejandro Balaguer, Fundación Albatros Media
 

El 4 de abril de 2013, la Corte Suprema de Panamá revocó la suspensión de la condición de área protegida de la Bahía de Panamá, dictaminada en 2012, al declarar que la importancia ecológica del sitio supera los intereses de los desarrolladores.

Una vez más, el derecho internacional y comparado guió el camino para la protección de ecosistemas vulnerables, mientras que grupos locales como CIAM brindaron asesoramiento jurídico fundamental en ese ámbito.

Tú puedes ayudarnos a seguir utilizando dichos argumentos y alianzas para proteger los ecosistemas frágiles en todo el continente americano.

¡Gracias!

©2013 AIDA   www.aida-americas.org
Subscribe for Monthly Updates! | ¡Actualizaciones Mensuales de AIDA!
Donate to AIDA | Find Us on Facebook | Follow Us on Twitter
Apoye a AIDA | Síguenos en Facebook | Síguenos en Twitter
Lizard
Update Text File: 
Finalized